1974 neix el Porsche 911 3.0 RS el nou race-car carrera-clients

  Enfront de l’ofensiva judicial de venjança i odi empresa per part del Govern Español i els partits constitucionalistes, contra la Llibertat de premsa, opinió i expressió i contra Catalunya i els seus ciutadans.
Hem decidit “censurar” l’idioma espanyol, progressivament dels centenars d’articles aquí publicats. Espanya s’allunya de l’objectiu de ser una veritable Democràcia, i retorna als seus orígens franquistes, eclesiàstics i imperialistes, que perduren després de la mort del dictador i entre els seus descendents. Sentim vergonya d’aquest país, que no respecta la Llibertat de pensament ni d’expressió.
Mig segle després de la seva mort i després de més de 80 anys des de l’aixecament militar contra els ciutadans, són excessius per tots els que aspirem a ser Lliures

   Facing the judicial offensive as revenge and hate undertaken by the Spanish government and parties constitutionalists, against Freedom of the press, opinion and expression and against Catalonia and its citizens. We have decided to “censor” the Spanish language, progressively from the hundreds of articles published here previously Spain moves away from the goal of being a true democracy, and returns to its francoist, ecclesiastical and imperialist origins, that remain after the death of the dictator and among its
descendants.

We are ashamed of this country, where freedom of thought or expression is not respected.
Half a century after his death and after more than 80 years since the military coup, there are no significant  changes only makeup to cover the shame of the dictatorship to which a good part of political parties continue to idolize,
Like a god. Shameful fascist example…

 Después del éxito conseguido en 1973 por los conocidos Porsche 911 2.7 RS y 2.8 RSR y en vistas a la normativa de la FIA para 1974,   diseñaba un nuevo modelo, esencialmente para poder competir con éxito durante los siguientes años.
Porsche 911 3.0 RS (1974)
Quizás no sea un modelo muy conocido por los porschistas actuales en general, pero es auténtico objeto de culto, debido a que solo se construyeron 109 unidades, de las cuales, solo 54 se terminaron con las especificaciones RS, destinándose otros 55 para la ecolución al más potenciado RSR 3.0 74, dirigido esencialmente a sus famosos carrera-cliente y Equipos satélite de la Marca.
Uno de los grandes aciertos de  fue   se produjo ya antes de su fabricación. Teniendo homologado por la FIA el anterior Porsche 911 2.7 RS del que se fabricaron 1590 unidades (siendo el mínimo para su homologación de 500 unidades), el nuevo Porsche 911 3.0 RS, del mismo modo, que anteriormente se había hecho con el 2.8 RSR , se presentaba como una “evolución” del ya homologado 2.7 RS 73, con lo que solo tenían que construir las unidades necesarias (50 en el caso del 2.8 RSR y solo 109 del nuevo y costoso modelo) de las cuales, como sabéis, la mitad se evolucionaron también como 3.0 RSR.
Si bien, el nuevo Porsche 3.0 RS representaba una evolución del anterior 2.7 RS, solo compartía con el modelo anterior, el parabrisas y las puertas ……. el resto TODO eran elementos nuevos, con lo que lo ingenieros de le colaban un importante gol a la FIA, aprovechando al máximo los resquicios del Reglamento. 
Con un precio de salida, que prácticamente doblaba el del asignado al famoso 2.7 RS 73, el nuevo Porsche 911 3.0 RS contaba con todos los ingredientes de base, para competir con éxito en los Campeonatos FIA y Nacionales.
Básicamente, el nuevo 3.0 RS, utilizaba el ya conocido chasis de los anteriores 2.8 RSR, siendo más ancho y potente que su predecesor de 2.7 litros y pudiendo competir al máximo nivel, dentro de la categoría 3 litros, por lo que se había aumentado la cilindrada con la adopción de nuevos pistones de 90,5 mm de diámetro y adoptando una inyección Bosh K-Jetonick que junto a una compresión de 9.8:1 ofrecían en el modelo básico, 230 cv de potencia.
La cilindrada del nuevo 911 3.0 RS 74, era de 2.994 cc para poder competir en la clase FIA hasta 3 litros, y además de utilizar el ancho chasis del anterior 2.8 RSR, se tuvo especial cuidado en que su peso fuese lo más bajo posible, con la adopción de unos paneles de chapa con menor espesor que en otros modelos, trabajándose también en el interior, donde todo elemento superfluo, fue eliminado, dejando un interior espartano y funcional, pero liviano al máximo.
Con ello se consiguió que el peso no sobrepasase los 1.060 kg, lo que permitía que su motor de 230 cv. propulsase el coche de 0 a 100 en 5″3/10 y alcanzase una velocidad punta de 250 km/h.
Para la refrigeración del motor, se volvió a utilizar la opción de situar el radiador de gran capacidad, en el faldón delantero, como se había hecho antes con su antecesor el 2.7 RS lo que aseguraba una excelente refrigeración del 6 cilindros plano en duras condiciones de carrera. El faldón delantero, estaba también dotado de entradas para la refrigeración de los frenos, algo muy necesario en un coche nacido para la competición como era el nuevo 3.0 RS
También se cuidó al máximo en la versión base, el apoyo aerodinámico del tren trasero, descartándose el conocido alerón llamado “cola de pato” por el más plano y ancho “cola de ballena” que aportaba más apoyo y menos resistencia aerodinámica al conjunto.
En esta imagen lateral, podemos apreciar mucho mejor, lo estilizado del diseño del nuevo modelo, buscando tanto el soporte aerodinámico para el tren trasero, como la menor resistencia posible al aire, para obtener una buena velocidad punta.
Un apartado siempre de gran eficacia en cualquier Porsche, los frenos, fueron encomendados  a un conjunto del que ya disponía como era el conjunto frenante de los míticos Porsche 917 de 5 litros, toda una garantía en este apartado, al recurrir a ese experimentado equipo de frenos de sus victoriosos propotipos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *