Porsche 935 K4 – L’última creació de Erwin Kremer

  Porsche 935 K4 el darrer 935 de la saga Kremer

 
Propulsado por el habitual flat-6 de 3.2 litros y refrigeración de la culada por agua y los dos turbo KKK el K4 de los Kremer era la última y más potente evolución de su serie 935 K, desarrollando una potencia incrementada hasta los 900 cv para un peso de 855 kg (contra los algo más de 900 kg de la versión K3)
 
 
Si bien la mayor diferencia con su predecesor era la adopción de un nuevo chasis, substituyéndose el chasis original de acero por uno de material compuesto, mucho más ligero y rígido, que convertían al K4 en “otro coche”
 
 
 
A todo ello se unía una aerodinámica completamente revisada, especialmente en la parte trasera de nuevo K4 donde predominaba el alerón trasero, ahora con un solo apoyo central, despejando al mçaximo el flujo de aire que recibía el nuevo alerón.
 
 
 
Paralelamente al desarrollo de los Porsche 935/76 y 935/77 Oficiales de Porsche que corrían bajo los colores del Martini Racing, los experimentados preparadores de Colonia sobre base Porsche, decidieron empezar la evolución de sus propias versiones, tomando como base los coches de fábrica.
 
Los 935 del Equipo oficial, iban dotados de un motor de 3.0 y en versión 77, dotados de un solo turbo KKK como en el caso de los anteriores Porsche 934, desarrollando una potencia de alrededor de 600 cv.
 
Ya en la Temporada 1976 hacían su debut en las 6h de Silvernstone, si bien la victoria recaía en uno de los BMW 3.5 CSL dominadores hasta ese momento del grupo 5
 
La primera de las más de ¡¡ 150 victorias !! que conseguirían los 935, no tardaba en llegar, siendo en las 24h de Le Mans la carrera más prestigiosa de la Temporada donde Manfred Schurti y Rolf Stommelen se imponía con el 935/2 nº 40 en gr. 5 a bordo de uno de Porsche Oficiales del Martini Racing que utilizaban el motor de 2.8 litros y 1 solo turbo kkk
 
 
A esta primera victoria de 1976, le siguieron muchas más, convirtiéndose los 935 Oficiales en claros dominadores de su categoría.
 
Las versión oficial del 935/78 incorporaba ya la opción de dos turbos gemelos, uno por cada línea de cilindros, con lo que la potencia, se vio incrementada hasta los 650 cv.
La  versión biturbo aportaba con la adopción de los dos turbo más pequeños, un menor “turbo lag” tiempo de respuesta, que les hacía más competitivos si cabe.
 
 
Porsche siguió desarrollando los 935/78 y en el transcurso de la Temporada de 1978 hizo su aparición, el 935 Oficial más evolucionado, el denominado “Moby Dick, obra del talento del ingeniero Norman Singer. El motor de 3.2 litros dotado de una culata refrigerada por agua y cuatro válvulas por cilindro, desarrollaba la impresionante potencia de 845 cv.
 
 
En 1979 Porsche Motorsport puso fin al desarrollo de sus versiones del 935, pero siguió suministrando a los preparadores que como Kremer evolucionaban sus coches, las piezas necesarias para continuar con el desarrollo.
 
Vamos con las versiones desarrolladas por Kremer …….

  Las versiones desarrolladas por los Kremer


Paralelamente al desarrollo de los coches Oficiales, los para entonces mejores preparadores de la Marca , los hermanos Erwin y Manfred Kremer, sobre base 935 biturbo, que había iniciado su exitoso periplo en 1977 con Erwin pilotando las primeras unidades preparadas por el y Manfred, a las que denominaron 935 K1
 
 
Propulsados por motores de 2.902 cc y un solo turbo KKK, Jöest-Wollek terminaban en 3ª posición en las 24h de Daytona 77.
En la siguiente prueba las 6h de Silvernstone, el K1 de los Kremer se hacía con la segunda posición por detrás del 935 Oficial y por delante de sus eternos rivales, los 935 del Gelo Racing de Georg Loos
 
En el transcurso de la temporada 1976 hacía su aparición la versión K2 debutando en los 1000 km de Nürburgring al volante  de Bob Wollek – John Fitzpatrick que terminaban en segunda plaza, siendo superados por el Porsche 935 de Loos, derrotando ambos a los Oficiales del Martini Racing.
 
En la siguiente Temporada 1977
 
En las 24h de Le Mans, el k2 del Kremer Racing, así como el 935 del Martini Racing debían abandonar, siendo la victoria para otro 935 de un preparador francés.
 
La siguiente prueba de resistencia, las 6 h de Watkins Glen, era para el dúo Jacky Ickx-Jochen Mass con el Porsche 935 del Martini Racing. Los Kremer no tomaban parte en esta prueba.
 
En las 6 Horas de Brands Hatch, el Porsche de Kremer se hacía con la  tercera y la cuarta posición de la general, tras el 935 del Equipo Oficial y el de Max Moritz, con Wollek-Jöst y Franz Konrad al volante del biturbo y  Wollek-Faure.
 
 
En esta segunda evolución denominada 935 K2 el objetivo prioritario fue la reducción de peso, con profusión de materiales ligeros y adoptando a diferencia de los 935 de fábrica, la refrigeración aire-aire para sus intercoolers encargados de alimentar los ahora, dos turbos KKK que equipaban a los motores flat-6 de 3.0 litros
 
 
El nuevo 935 K2 78, con la experiencia acumulada el año anterior con el K1 y el anterior K2, convertía a su segunda versión en un coche capaz de luchar en igualdad de condiciones con los 935 S oficiales de fábrica.
 
Dentro de la afamada Copa Porsche, el piloto francés Bob Wollek se adjudicaba la Copa al volante de uno de los 935 de los hermanos Kremer, derrotando a sus rivales del equipo de Georg Loos, demostrando que los 935 Kremer eran los 935 más evolucionados y competitivos.
 
En las 24h de Le Mans conseguían con Bob Wollek la segunda posición de Gr.5 por detrás del equipo de Dick Barbour y por delante del 935 “Moby Dick” oficial que se veía penalizado por un consumo excesivo de combustible lo que le obligaba a realizar mayor número de paradas en boxes a pesar de ser el 935 más rápido.
 
 
La primera mitad de la Temporada 1978, veía el dominio del Equipo de Georg Loos hasta junio y los 1000 km de Nürburgring donde Schurti-Fitzpatricky Bob Wollek, ahora pilotando para Loos se imponían en la prueba por delante del primer 935 K3 la magnífica arma del Kremer Racing
 
 
Tras sus dos primeras versiones, vería la luz la más exitosa de sus realizaciones, el legendario 935 K3. Según palabras del propio Erwin Kremer, el victorioso K3 acumulaba más de 100 modificaciones, encaminadas todas ellas a lograr más efectividad, reducir el peso del conjunto y facilitar las labores de mantenimiento de los coches.
 
 
Con la oposición del potente equipo del multimillonario Georg Loos, los equilibrados y eficaces 935 K3 Kremer, fueron demostrando a lo largo de la segunda mitad de Temporada, que eran los coches a batir y los más competitivos por delante de los de Georg Loos y Liquy Molly
 
 
Dado que la normativa vigente no permitía modificar el bloque motor pero si el resto del conjunto propulsor, se doto a los 935 K3 de culata refrigerada por agua, lo que se traducía en que la temperatura de sus cilindros, descendiese 80º aportando mayor fiabilidad y la posibilidad de seguir incrementando la potencia.  
 
 
La consagración definitiva le llegaba al 935 K3 durante las 24 horas de Le Mans de 1979 donde se imponía por primera vez en las duras 24 horas, un Gr: 5 o Silueta, como se denominaba a los 935, tras derrotar a los dos Porsche oficiales de Grupo C, que había alineado dos Porsche 936.
 
con el rapidísimo, fiable y competitivo K3 pilotado por Klaus Ludwing junto a los hermanos Whittington se convertía en el primer Gr.5 que se adjudicaba la victoria “absoluta” por delante de todos los demás participantes y marcas, incluidos sus grandes rivales, los Porsche 935 de Georg Loos y todos los demás aspirantes a la victoria, consiguiendo para los Kremer, su primera victoria en las 24 Horas de Le Mans 79
 
 
En la imagen superior el Porsche 935 K3 nº 41 que se adjudicaba las 24 Horas de Le Mans en una de sus paradas en boxes, rodando imperturbable, en tanto que los rivales directos, los 935 de Georg Loos, iban rompiendo uno tras otro en su afán por dar caza al coche de los Kremer pilotado magistralmente por Klaus Ludwing y sus compañeros estadounidenses.
 
 
Hasta esta edición de 1979 de las 24h de Le Mans, nunca antes un Gr.5 se había impuesto en la durísima carrera por delante de los ligeros grupo C, marcando un antes y un después para esta nueva generación de efectivos Gr.5
 
 
A esta magnífica victoria del nuevo K3 en las 24 Horas, le siguieron las de las 6h de Watkins Glen al otro lado del Atlántico donde Klaus Ludwing, piloto oficial de Kremer, junto a Don y Bill Whittington clientes de Kremer se imponían en la prueba.
 
De vuelta a Europa en las 6h de Brands Hatch, Axel Plankenhorn-Klaus Ludwing se hacían con la victoria en Gr.5 siendo segundos de la general tras el Porsche 908/03 Turbo de Jöest.
 
También dentro del Campeonato Alemán DRM, Klaus Ludwing se imponía con el Porsche 935 K3 de Kremer a los poderosos Ford Capri Zakspeed
 
Al término de la Temporada 79, el magnífico K3 de Kremer (dotado en esos momentos con el motor 3.2 l) se había consolidado como el mejor Porsche 935, en tanto que Porsche Motorsport tras la retirada de Martini como sponsor de sus 935, había dejado de alinear y evolucionar sus coches, centrándose en los grupo C, siendo ahora los preparadores privados como Kremer, Loos, Barbour etc los que se encargaban de hacer correr sus coches, suministrándoles la fábrica los componentes necesarios para su desarrollo.
 
Durante la Temporada de 1980, los afamados 935 K3 siguieron consiguiendo numerosas victorias, proclamándose Campeones de la serie IMSA en EEUU. Con excelente fiabilidad y una potencia que podía llegar a los 800 cv. los K3 se rodearon de una aureola de coches ganadores a ambos lados del Atlántico.
 
Para mantener su dominio entre los Grupo 5, Kremer presentaba su última evolución en 1981 ….. el K4
 
Conozcamos el más evolucionado de los 935 (a excepción del Moby Dick oficial) ……..
1981 Kremer presenta su última evolución sobre base 935/K …….. el K4

El primer 935 K4 inició su trayectoria deportiva en Europa con Bob Wollek de nuevo como piloto oficial.
 
Las modificaciones en la evolución del K4 le llevaron a ofrecer una potencia de 900 cv, si bien los Kremer con este incremento de potencia, habían sobrepasado en cierta medida la extracción de potencia en sus flat-6 de 3.2 litros y con ello la proverbial fiabilidad se vio resentida en los coches preparados en Colonia por Erwin, viéndose aquejados de bastantes problemas que solo les permitieron lograr una victoria a lo largo de la temporada 81.
 
Para afrontar la Temporada de 1982, Erwin realizó algunas modificaciones en los conductos de alimentación a los intercambiadores, manteniendo los 900 cv de potencia y ganando fiabilidad, con lo que John Fitzpatrick conseguía en el Campeonato Americano 5 victorias en esa temporada.
 
 
En la imagen superior podemos ver el impresionante trabajo de diseño del K4 y en el recuadro superior derecho de la foto, de derecha a izquierda, el Porsche 930 de base, el laureado 935 K3 y a su lado esta última creación el K4
 
 
Aunque el K3 y el K4 pudiesen parecer una continuación del mismo coche, nada más alejado de la realidad.
 
En el Kremer K4 del coche original solo se conservaba el techo y el parabrisas delantero, substituyéndose el chasis original de acero por uno de material compuesto, mucho más ligero y rígido, que convertían al K4 en “otro coche”
 
 
Algunas de las características técnicas del 935 K4 Kremer, eran las siguientes:
 
Cilindrada: 3.2 litros , 2 válvulas por cilindro SOHC, inyección Bosch, Potencia 900 cv a 8.000 rpm
Cambio: manual de 4 velocidades, Peso aprox: 855 kg, Relación peso/potencia: 0,95 kg por cv: V.max 350 km/h
 
 
 
Tras el trabajo de diseño y construcción, vino la puesta a punto del K4 sobre pista, donde las nuevas soluciones adoptadas en su diseño, debían certificar las mejoras esperadas.
 
 
En la imagen inferior una vista del trabajado cokpit del K4
 
 
En esta otra imagen, podemos observar con detalle, la disposición del flat-6 de 3.2 litros y la disposición de los dos turbo KKK, uno para cada línea de cilindros, la típica turbina de refrigeración en posición vertical, las dos columnas de admisión alimentadas por su respectivo turbo y la corta y poderosas salidas de escape.
 
 
Otro de los aspecto más característicos del K4 (siguiendo las líneas maestras del anterior K3) es su elaborada aerodinámica, en el caso del K4 potenciada al máximo.
 
 
El alerón trasero, a diferencia del K3, contaba con un solo punto de apoyo central, para dejar la zona lo más despejada posible para la perfecta canalización del flujo de aire hacia el.
 
 
Si bien la Temporaba 1981 se salfaba con una sola victoria absoluta por problemas de fiabilidad, dado que el motor del K4 había sido llevado a unos límites nunca antes exigidos, eso se corrigió para la temporada 82
 
En la imagen inferior John Fitzpatrick a bordo del K4 con el que lograba cinco victorias en el Campeonato IMSA 82, adjudicándose el Campeonato, a bordo del 935 Kremer K4
 
 
 
Las normativas de la FIA que reservaban el Campeonato del Mundo de Marcas para los Prototipos, hizo que los Siluetas como el K4 se desplazasen al otro lado del Atlántico, donde los Gr.5 seguían siendo los dominadores de las Series IMSA
 
Bajo esas normas, la casi totalidad de los Porsche 935, acabaron recalando en EEUU, donde siguieron cosechando victorias hasta superar las mencionadas ……. más de 150 totales, todo mun record para el modelo.
 
En las imágenes superiores e inferiores, la unidad del Equipo Löwenbräu, habitual de las series IMSA
 
 
En la imagen inferior, el motor Porsche de 3.2 del K4, y su cuidada ubicación en el elaborado chasis composite del nuevo K4
 
 
Si bien el Porsche 935 K4 puso fin a la evolución de los tradiciones air-cooled de la Marca de Stuttgart, dejando paso a otras tecnologías del departamento Motorsport de la Marca, las victorias acumuladas en las vitrinas  de  resultaron espectaculares en cifras, muy pocos race cars pueden presumir de haber conquistado más de 150 victorias para la Marca
 
 
Lamentablemente, el “genio” como diseñador y preparador de Erwin Kremer, creador de las victoriosas versiones K de sus 935, nos abandonaba en septiembre de 2006 a los 70 años de edad, pero dejado una huella imborrable de su paso para todos los amantes de los Race-cars de Porsche.
 
De su más famosa realización, el Porsche 935 K3, se dice que originales construídos por el y su hermano Manfred solo se hicieron 13 unidades, cuyo valor ahora es altísimo, tanto histórica como monetariamente hablando.
 
Muchos más K3 se construyeron, pero todos (no originales) ya que fueron montados por otros equipos que recibieron las piezas de Kremer Racing, para convertir sus versiones actuales a especificaciones K3.
 
 
Los victoriosos Porsche 935 de Kremer junto a los Oficiales de Porsche, los Martini Racing, junto a los de Georg Loos, Liqui Molly y el resto de 935 privados, lograban otro nuevo record para    un total de más de 150 VICTORIAS
 
   Más de 150 victorias !!   
 
 
Hasta 1984 los Porsche 935 ganaron más de 150 carreras en todo el Mundo, incluyendo más de 20 victorias en su clase. También se anotó los triunfos en las 24 Horas de Le Mans en 1979, y ganó las 24 Horas de Daytona y las 12 Horas de Sebring en seis veces cada una.
También fue dominador en el DRM alemán entre 1977 y 1979, sumando además numerosas victorias en la categoría IMSA GTX, y siendo vencedor en muchas carreras en el famoso circuito de Nürburgring, tres de ellas correspondientes a los duros 1.000 kilómetros de Nürburgring. El 935 también llevó a Porsche a la victoria en el Campeonato del Mundo FIA desde 1976 a 1979.
 
 
Sin duda, una trayectoria que solo puede calificarse de “Excepcional” en el conjunto de la Historia de Porsche.
 
Desde la redacción solo nos queda mostrar nuestro agradecimiento y admiración hacia Erwin y Manfred Kremer por escribir tantas páginas “gloriosas” de la Historia
 
 
En la imagen superior, Manfred Kremer junto a Josep, redactor  de   con quien tuvimos el privilegio de conversar.

Nuestro agradecimiento a Marc Serrat (Ingeniero de)   por su colaboración en este proyecto
 
 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *