Entre .. Décadas de Gloria … y largas ausencias …. (3ª Parte)

Entre Décadas de Gloria, … y largas

ausencias Campeonato (1968 )

     

1968 … con el Porsche 908/01 de 3 litros

luchando por el Campeonato Absoluto

En el Reglamento de esta nueva Temporada, desaparecía la división Sport-Prototypes, y en esta edición el Campeonato Internacional de Marcas, se dividía en dos Clases, la Absoluta, y la nueva clase reservada a los GT denominada International Cup for GT Cars
Substituyendo al 907 y diseñado por Ferdinand Piech junto a su Equipo, en el Posrche 908/01 de 3 litros, se habían depositado todas las esperanzas y la responsabilidad, para abordar con éxito el Campeonato del Mundo de Marcas y conseguir su primer Título en categoría Absoluta
Para los dos primeras carreras que se celebraron como era tradicional, iniciando el Campeonato con las 24 Horas de Daytona y posteriormente con las 12 Horas de Sebring,  Porsche que todavía seguía trabajando en su nuevo 908 para convertirlo en un coche ganador, decidió utilizar en las citas americanas, sus fiables y rápidos Porsche 907 LH con motor Flat-8 de 2.2 litros, consiguiendo un magnífico triplete, logrando la victoria con Elford-Neerpasch-Stommelen-Siffer y Herrmann sobre el 907 nº 54

Otros dos Porsche 907 LH 2.2 pilotados respectivamente por Siffer-Herrmann y Schlesser-Buzzetta, conseguían la segunda y tercera posición, completando un podio monocolor para Porsche.
En 8ª posición y primeros de clase GT eran Gunn-Ortega-Merello a bordo de un Ferrari 250 LM propulsado por un V12 de 3.3 litros.

En Clase GT hasta dos litros, y 9ª posición de la general, Peter Gregg-Axelsson se adjudicaban la victoria de Clase a bordo de un Porsche 911 dotado de un Flat-6 de 2 litros.
Nuevamente, en las 12 Horas de Sebring, los ligeros y rápidos Porsche 907 (en esta ocasión en versión corta) y con sus fiables motores de 2.2 litros se imponían a los grandes motores americanos que montaban los Camaro, Corvette y Ford Mustang, logrando el Equipo Oficial de Porsche un doblete con los 907, copando las dos primeras posiciones pilotados por Siffert-Herrmann, una vuelta por delante del otro 907 con Elfort-Neerpasch

En categoría GT absoluta la 6ª posición y la victoria entre los GT, era para el potente Chevrolet Corvette propulsado por un V8 de 7 litros ! por delante de un triplete de Porsche 911 S 2.0 encabezados por Kirby-Johnson, Harrison-Loomis-Ryan y Duval-Kroll, que se situaban en las tres primeras posiciones entre los GT hasta 2 litros.

De regreso al Continente Europeo, la oposición se mostró más fuerte y competitiva que en EEUU, imponiéndose en la tercera Carrera del Campeonato (6 horas de Brands Hatch) y primera en suelo británico, el Ford GT40 con motor V8 de 4.8 litros pilotado por Jacky Ickx-Brian Redman con 22 segundos por delante del primer Porsche 907 2.2

Gran performance no obstante de  los fiables y rápidos Porsche 907 Flat-8 de solo 2.2 litros, que se clasificaban en 2ª y 3ª posición por detrás del vencedor, con Mitter-Scarfiotti seguidos por  Elfort-Neerpasch

En la prueba de Brands Hatch las categorías no incluían la nueva Clase GT, por lo que la Clase hasta dos litros, se la adjudicaban Steinemann-Spoerry a bordo de un Porsche 910.
La siguiente prueba, los 1.000 km de Monza, iban a significar el “debut” en competición del esperado Porsche 908 LH en el rápido trazado de Monza, y comprobar el rendimiento y fiabilidad del nuevo Flat-8 de 3 litros.
Sin llegar a decepcionar por su juventud y la fuerte oposición por parte de Ford con su GT40 con el V8 de 4.7 litros, en Porsche se dieron cuenta de que el nuevo coche 908/01 en los circuitos más rápidos donde todos podían exprimir su potencia, el 908/01 se vería superado, por lo que en el Departamento de Competición se pusieron a trabajar en una nueva versión, el 908/02, pero el tiempo estimado para que estuviese listo se estimaba en un año, por tanto, debían recurrir durante este largo lapso de tiempo, al 908/01
En los 1.000 km de Monza, en Porsche pudieron comprobar, que a pesar de la ligereza de su coche, en pistas tan rápidas, todavía los potentes Ford GT40 eran casi inalcanzables, mientras que Ferrari, había abandonado la lucha, siendo cosa de dos, Ford y Porsche.
En esas condiciones con un Circuito rápido como Monza, Hawkins-Hoobs sobre uno de los Ford GT40  se adjudicaban la victoria absoluta.

Los dos Porsche 908 LH no cumplieron con las expectativas depositadas en ellos y terminaban en posiciones retrasadas. Scarfiotti-Mitter en la 11ª y sus compañero de Equipo,  Siffert-Herrmann, ambos con diversos problemas de juventud, en la 18ª posición

A pesar del fracaso de los nuevos 908 LH, la segunda posición de la general y primeros de Clase hasta 3 litros, eran los rapidísimos Stommelen-Neerpasch pilotado uno de los 907 LH de 2.2 litros y terminando en la misma vuelta que el ganador, con lo que salvaban el Honor de la Marca

La tercera posición de la general, era para Patrick Depailler-De Cortanze pilotando un Alpine A211-Renault Gordini V8 de 3 litros, y que se situaban a solo 3 vueltas del duo de cabeza.

La 5ª Carrera de la Temporada 68, era la atípica y maravillosa Targa Florio que se disputaba por carreteras italianas abiertas.  En un entorno perfecto para los coches rápidos pero ágiles, Porsche no dejaba pasar la oportunidad y se imponía en la Ronda italiana por medio de Vic Elfort-Maglioli pilotando uno de los Porsche 907 con motor Flat-8 de 2.2

En esta cita, Alfa-Romeo Autodelta, sabedores de que tenían todas las posibilidades para adjudicarse la Targa Florio, inscribía un fuerte equipo con cuatro coches tipo  Alfa-Romeo 33 T2, logrando finalizar en segunda y tercera posición y primero de Clase hasta 2 litros, por pilotos de primera fila como Ignacio Giunti-Gally y Bianchi-Casoni

Por detrás del primer Porsche y los dos Alfa, se clasificaba el segundo de los Porsche 907 de 2.2, precediendo a su vez, a los otros dos Alfa Romeo 33 T2 en lo que fue una lucha entre los dos 907 y los cuatro 33 T2
En primera posición de Clase GT, Claude Haldi-Greub-Berney, ganaban entre los GT con un Porsche 911 S 2.0

Tras disputarse la atípica Targa Florio, en el Campeonato Internacional de Marcas, los equipos afrontaban la 6ª Carrera (de 10 pruebas de que constaba en 1968) disputando los 1.000 km de Nürburgring en el largo Circuito de 22,8 km que todavía discurre entre bosques.
Porsche alineaba dos unidades de Porsche 908/01 de 3 litros para Mitter-Scarfiotti y Siffert-Elford, en tanto que Ford apostaba fuerte e inscribía cuatro Fords GT40 de de 4.7 litros para sus habituales pilotos y Alfa Romeo, tras las buenas sensaciones de la Targa, hacía lo propio inscribiendo 2 unidades de Alfa 33 T2 de 2.5 litros V8 y otras cinco unidades de sus 33 T2 con motores de 2 litros.
Tras disputarse las 44 vueltas al trazado de Nürburgring-Nordsleife en 6h 34 minutos y 6 segundos, el equipo formado por Jo Siffert y Vic Elford lograban la primera victoria absoluta al volante de unos de los nuevos Porsche 908/01 de 350 cv a 8.400 rpm y un peso de solo 650 kg
La segunda posición era para los rápidos Stommelen-Herrmann pilotando uno de los Porsche 907 con motor de 2.2 litros

Por su parte, Ford a pesar de haber apostado fuerte con un numeroso Equipo, debía conformarse con la 3ª posición que alcanzaba el más rápido de sus GT4o con Jacky Ickx y Hawkins al volante.
La 4ª posición era para el segundo de los Porsche 907 en manos de Neerspach-Buzzeta, que aprovechaban la rapidez y fiabilidad de su montura.
Entre los numerosos Alfa Romeo 33T2 el piotado por Nani Galli e Ignacio Giunti con un 2 litros, se alzaban con la 5ª posición de la general y primeros de Clase 2 litros.

Los vencedores de clase GT, eran Huth-Greger sobre un Porsche 911 T ocupando la 18ª posición de la general, tras los numerosos sport inscritos.

Excelente resultado para Porsche con la primera victoria absoluta de uno de su nuevos 908/01 que habían dado anteriormente algunos problemas de fiabilidad con los Flat-8 de 3 litros, sumado a la excelente performance de sus siempre rápidos y fiables 907 y la victoria en clase GT de otro de sus 911 que era la tercera de la Temporada para ese modelo que iba a convertirse en un GT Mítico en los años posteriores.

Tras el exigente y complicado Nürburgring, la 7ª Prueba del Campeonato se disputaba en (quizás el circuito más apreciado del Mundo)  el de Spa-Francorchamps, para muchos pilotos, incluso en este siglo XXI, uno de los mejores Circuitos de Mundo.
Nuevamente Ford volvía a apostar fuerte en pos de conseguir el Campeonato Internacional de Marcas e inscribía un total de 9 ! unidades de su GT40 de 4.7 litros en pos de un victoria que necesitaba.
Porsche AG por su parte, inscribía nuevamente sus dos Porsche 908/01 de 350 cv y motor Flat-8 de 3 litros.  También reforzando el equipo, alineaba uno de sus 907 de  2.2 litros, así como otros dos Porsche 910 de Clase 2 litros.
También Alfa Romeo, inscribía en la prueba belga, dos de sus Alfa 33 T2
A pesar de no ser un Circuito tan rápido como Monza, Spa-Francorchamps, contaba con 2 0 3 zonas, donde la potencia podía desplegarse en toda su dimensión lo que favorecía a los coches más potentes.
La victoria absoluta era para uno de los Ford GT40, el que más rápido se había mostrato a lo largo de toda la temporada, el pilotado por Jacky Ickx y Brian Redman que se imponían al final de los 1.000 km, con un vuelta de ventaja sobre el segundo clasificado.

A pesar de las esperanzas puestas en los dos Porsche 908/01 , eran finalmente Mitter-Schlesser con uno de los Porsche 907 con motor 2.2, los que se alzaban hasta la segunda posición.

El mejor de los dos 908 Oficiales, solo podía clasificarse en tercera posición a pesar de estar pilotado por Stommelen-Herrmann, decepcionando de nuevo a los ingenieros, que no conseguían la necesaria rapidez y fiabilidad que llevaban toda la temporada tratando de lograr.
La otra unidad pilotada por Neerspach-Elford abandonaba por accidente a mitad de carrera.
La cuarta posición era para Hawkins-Hobbs al volante del segundo Ford GT40 Oficial, seguido en 5ª y 6ª posición por los Porsche 910 de Koch-Lins y Spoerri-Steinemann que lograban ser 1º y 2º de Clase Sport hasta dos litros.
Los Alfa Romeo 33 T2 se hundían en la clasificación por falta de competitividad, en tanto que nuevamente, la clase GT  se la adjudicaba el Porsche 911 T pilotado por Dieter Glemser-Kelleners logrando escalar hasta la 11ª posición de la general.

Victoria por tanto para Ford, y nueva decepción para Porsche con sus 908/01
La siguiente prueba del Internacional de Marcas, se disputaba en EEUU, en el Circuito de Watkins Glen situado en un condado próximo a NY donde se disputarían las 6 Horas de Watkins Glen
Para esta ante penúltima carrera del Campeonato 1968, Porsche apostaba nuevamente por sus revisados y mejorados Porsche 908 propulsado por el Flat-8 de  3 litros inscribiendo cuatro Equipos Oficiales para derrotar a Ford y sus GT40 de 4.7 litros.  Ford por su parte, inscribía a tres de sus Equipos sobre los victoriosos GT40  siendo las dos únicas Marcas que seguían luchando por conquistar el Campeonato.
La carrera iba a suponer un durísimo revés para Porsche y sus revisados 908 que seguían faltos de fiabilidad aunque por componentes ajenos al motor.  La victoria era nuevamente para el equipo formado por Jacky Ickx-Bianchi sobre el mejor de los GT40, que a su vez con su compañeros de Equipo Hawkins-Hobbs conseguían un cómodo doblete, alejados en la llegada del resto de equipos.

A 27 y 29 vueltas respectivamente de los dos Ford, los Porsche mejor clasificados eran el Porsche 906 LH privados de Frank-Triechmann que se clasificaban en 4ª posición por detrás del Hownet TX Continental, y en la 5ª posición Bailey-Locke siendo primero y segundo de Clase hasta 2 litros.
Con respecto a los Porsche 908 del Equipo Oficial, tan solo el pilotado por Herrmann-Ikuzawa-Siffert cruzaban la línea de meta, en una decepcionante 6ª posición, alejados de la lucha, en tanto que los otros tres 908 Oficiales, abandonaban casi consecutivamente a mitad de carrera los de Patrick-Attwood-Buzzetta y Siffert-Elford ambos por problemas en un rodamiento de rueda, abandonando el pilotado por Follmer-Buzzetta en la vuelta 13 por problemas con el acelerador.  Un fiasco en toda regla para Porsche AG que veía como el Título se les escapaba poco a poco.

Como pequeño consuelo, que no conseguía paliar la severa derrota, Everet- Peter Gregg con el Porsche 911 T con los colores de Brumos, se adjudicaban una vez más para Porsche, la Clase GT
Duro regreso desde tierras americanas para Porsche AG antes de afrontar las dos últimas carreras de la temporada, los 500 km de Zeltweg y, la importantes 24 horas de Le Mans, que mediáticamente podían tener tanta repercusión como el mismo Campeonato de Marcas siendo la victoria más deseada para cualquier Marca.
En Porsche trataban de revertir la situación tras los reveses sufridos por sus 908 Oficiales, y su mirada y esfuerzos y los de sus ingenieros, eminentemente estaban trabajando en la última gran carrera de la Temporada, ya que una victoria en las 24 Horas de Le Mans, borraría con el impacto de una victoria en el Circuito de la Sarthe sin duda salvaría la temporada de la Marca de Stuttgart, consiguiese la victoria en el Campeonato de <marcas o no.
Mientras  se trabajaba en los coches destinados a la 24 horas a falta de dos meses para la carrera, entre Watkins Glen y la 24 Horas de le Mans, tenían que disputar la penúltima prueba del Campeonato, los 500 km de Zeltweg en Austria.
En Porsche AG ante la urgencia por resarcirse de la debacle americana, hacía un gran esfuerzo e inscribía a cinco de sus Equipos en la prueba austríaca de nuevo sobre sus Porsche 908(01 de 3 litros.
Por su parte, Ford después del doblete en EEUU, consideraron que inscribiendo a dos equipos con los pilotos Paul Hawkins y el semi-oficial Edward Nelson sobre sendos Ford GT40, mientras también seguían preparando los coches para las 24 Horas.
También Alfa-Romeo inscribía en la prueba de Zeltweg, dos de sus Alfa T33/2 uno de ellos con motor V8 de 2.5 litros y un segundo con otro V8 de Clase 2 litros.
La lista de inscritos además del Alpine 220, la formaban numerosos Porsche 910 y 906, además algunos Lotus T/70 Chewrolet y varios Lotus de varios tipos.
En esta ocasión, y como necesario bálsamo para los Ingenieros de Porsche AG, dos Porsche 908 lograban el doblete en la carrera austríaca, logrando la victoria el pilotado por Jo Siffert, seguido a solo 15 segundos por el de Herrmann-Ahrens.

Ford conseguía minimizar la derrota, situando el Ford GT40 de Paul Hawkins en la tercera plaza, pero distanciado a 5 vueltas por los dos Porsce 908.
Excelente resultado también el del Alfa Romeo T33/2 con el coche de 2.5 litros que se hacía con la 4ª posición en la misma vuelta que el potente GT40

La 5ª, 6ª y 7ª posición de la general  y copando las tres primeras posiciones de Clase 2 litros, eran para tres de los Porsche 910 privados, justo por delante del tercero de los Porsche 908 pilotado por Vic Elford, acuciado por algunos problemas.
En tanto que el 908 restante pilotado por Neerspach, abandonaba pasado el ecuador de la prueba con problemas eléctricos.  También el segundo Ford GT40 privado de Edward Nelson lo había hecho anteriormente por rotura de motor.

Ultima prueba:  Las 24 Horas de Le Mans

El Campeonato Internacional de Marcas y el la Copa Internacional para GT llegaba a su última cita, que en 1968, eran las prestigiosas 24 Horas de Le Mans, en las que una victoria en la Carrera de Resistencia más Prestigiosa del Mundo, significaba para la Marcas un impacto positivo y más relevante para muchos, que el propio Campeonato.
Ante el desafío y la rentabilidad que suponía conseguir la victoria en las 24 Horas, todas las Marcas alineaban sus mejores coches y pilotos en pos de una Victoria con tanto Prestigio.

Porsche inscribía cuatro Porsche 908 Oficiales, Ford hacía lo propio alineando cinco Ford GT40 con los V8 de 4.9 y 4.7 litros. Ferrari inscribía cuatro F250LM y otros dos F275 GTB.

Alpine que corría en casa, alineaba otros cuatro coches, un A220 y tres A210 con motores Renault-Gordini V8 de 3 litros.  También Alfa-Romeo presentaba 5 equipos sobre los T33/2 de Clase 2 litros.  Completaban la serie de inscritos, los 911 y Chevrolet-Corvette lo hacían en clase GT, además de algún Matra, dos Lola T70 y algunos Porsche 907 y 910 privados formaban la parrilla compuesta por 67 equipos.
Al término de las duras y vibrantes 24 horas, era Ford con el único GT40 superviviente pilotado por los rapidísimos pilotos Rodrigues-Bianchi, quienes se hacían con esa prestigiosa victoria que venía a refrendar un gran Campeonato donde dominaron a sus rivales.

Sin lugar a dudas una victoria muy trabajaba para Ford, ya que sus otros cuatro Equipos, habían abandonado muy pronto, antes del primer tercio de carrera.
Aunque Porsche ocupaba la segunda y tercera posición a término de la larga prueba con Steinemann-Spoterry con un Porsche 907 LH  seguidos a una vuelta por Rolf Stommelen-Jochen Neerspach con ¡ el Primero y único superviviente de los cuatro Porsche  908 inscritos.
Nuevamente las esperanzas puestas en los Porsche 908/01 habían decepcionado, ya que como los Ford, antes del primer tercio, abandonaban uno tras otro por problemas de alternador Buzzetta-Patrick y también Elford-Mitter, y por problemas de embrague en el Porsche 908 pilotado por Siffert-Herrmann
La fiabilidad y excelente resultado de conjunto los aportaban, por una parte, especialmente Alfa Romeo con sus T33/2 que clasificaban a tres de sus cinco coches en la cuarta, quinta y sexta posición, pilotados por Giunti-Galli, Facetti-Dini y Casoni-Biscaldi.

Otra gran muestra de fiabilidad la daba Alpine con su A220 al que seguían tres A210 con motores Renault-Gordini, V8 de 3 litros, clasificándose “todos” sus coches en posiciones consecutivas desde la octava a la onceava, logrando un gran resultado de conjunto.

Entre los GT, una vez más, los Porsche 911 T  2.0 conseguía el doblete en su categoría, pilotados por Gaban-Vanderschrieck y Laurent-Ogier, y justo por detrás de los Alpine A210.  Un resultado magnífico pero empañado por el fracaso de los que debían ser los protagonistas, los Porsche 908
Las 24 Horas de Le Mans cerraban por tanto una nueva edición del Campeonato Internacional de Marcas y la Copa para GTs, sin duda el mejor escenario para el final del Campeonato 68
Con plena satisfacción el Equipo Ford se adjudicaba su ¡Cuarta… victoria consecutiva en el Campeonato de Marcas, en tanto en Porsche se hacía con el nuevo Campeonato para los Clase GT, si bien, ya en 1967 había dado muestras de que los Porsche 911 S y T en (1968) iban a ser los GT a batir.
Por su parte los Porsche 908/01 con motores 3 litros, que debutaban a partir de la 4ª carrera los 1.000 km de Monza, solo conseguían dos victorias, Nürburgring y Zelweg acuciados por diversos problemas de fiabilidad y ritmo de carrera, lo que suponía una decepción para los Ingenieros de Porsche AG, acostumbrados a que todas sus nuevas versiones, terminasen siendo coches ganadores.
La Temporada había terminado y era el momento de retomar y rediseñar algunos elementos en los 908/02 para luchar por el Campeonato de 1969…..  el de 1968 ya era Historia….
En la (4ª Parte) de este reportaje sobre el Campeonato del Mundo de Marcas, os contaremos que iba a deparar a las Marcas la nueva Temporada.
Un cordial saludo desde la redacción de  
 
Pasionporsche & Team Staedtler – Copyrigth © 2017

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *